La bendición de leer con tus niños


"Los niños se hacen lectores en el regazo de sus padres". Esta expresión la escuché hace un tiempo atrás y doy fe de que es cierto. Desde que mis niñas estaban en mi vientre comencé a leerles en voz alta. Disfrutaba mucho hacerlo, y leía de todo. Si iba a preparar una receta nueva ese día, la leía en voz alta a propósito; el periódico, la Biblia, libros para niños, los anuncios, etc. En ese momento yo no tenía idea de como esto impactaría la vida de mis niñas. Sin embargo, luego de varios años puedo decir que mi locura por leerles de todo ha dado frutos hermosos. Hoy día, mis niñas son lectoras voraces. Disfrutan el leer, ya sea a solas o acompañadas.


Es una bendición que tus niños disfruten la lectura, pero es aún mejor el que tú la disfrutes con ellos. Esta es una de las maneras en que podemos cultivar la relación con nuestros hijos. A continuación te comparto algunos beneficios de la lectura en voz alta con tus niños.


  • Estás alimentando sus mentes con ideas vivas. El único alimento que necesitan nuestras mentes para crecer son: las ideas. Ideas que anidan y arraigan, que generan otras ideas, que abren sus ojos a la vida que les rodea y todas sus posibilidades.


  • Estás instruyendo su conciencia. A medida que escuchan sobre las elecciones que hacen los diferentes personajes en el libro, y luego las consecuencias de esas elecciones, aprenden valiosas lecciones de vida y esos principios sólidos se refuerzan dentro de sus propios corazones.


  • Estás ampliando su imaginación. La imaginación es una de esas capacidades que parece crecer y expandirse con el uso. Cuanto más uses tu imaginación, mejor funcionará y más podrá soportar. La habilidad de imaginar en el ojo de tu mente lo que estás escuchando es una habilidad importante. Representar las escenas de un libro a medida que se leen en voz alta les da a tus hijos una gran práctica para cultivar este hábito de imaginar.


  • Estás ampliando su vocabulario. Los niños se exponen al idioma cada vez que lees con ellos. Escuchan vocablos nuevos por primera vez conforme vas pasando las páginas de un libro, y entre más los repitas, más pronto añadirán esas palabras a su vocabulario diario.


  • Estás demostrando cómo leer bien en voz alta. La habilidad de leer bien en voz alta es importante y debemos desarrollarla. Cada vez que tus hijos te escuchan, les leas en voz alta, escuchan tu ejemplo y aprenden de él. Si esa idea te hace sentir incómoda, comienza practicando a solas.


Hay una cosa más que les das a tus hijos cada vez que les lees en voz alta. Les estás dando lazos familiares más fuertes. Mamá, estás uniendo los corazones de tu familia a través de experiencias compartidas. Vivir la vida juntos crea un fuerte vínculo; pasar por experiencias juntos fortalece esos lazos. Al leer libros en familia, todos tus hijos tendrán el mismo depósito rico, tanto intelectual como emocional, ya que todos habrán «vivido» los mismos eventos y personajes en esos libros. Habrán experimentado las mismas partes agradables, las mismas partes llenas de tensión, las mismas partes repugnantes, las mismas partes tristes. Habrán vivido esa «vida de libro» juntos, y esas experiencias compartidas producirán conexiones sólidas.


Es una bendición la lectura en voz alta junto a tus hijos. Y todo lo que te cuesta es algo de tiempo. Sé que a veces el tiempo es el más valioso recurso para nosotros, pero ¿no vale la pena invertir solo media hora al día para darle a tus hijos un regalo tan maravilloso?

No hay mejor momento para empezar que ahora. Hoy. Usa estas noches o tardes de primavera, o en cualquier época del año, para leer un libro juntos. Puedes estar segura de que este es un regalo del que disfrutarán y se beneficiarán por el resto de sus vidas.