El poder de los buenos hábitos

Photo by Marta Wave on Pexels.com

Hoy ya he tomado cientos de decisiones, y tú también. Simplemente no los recuerdas porque eran hábitos. No requirieron mucho esfuerzo mental y estrés. Por ejemplo, ¿Debería levantarme? . . . ¿Ahora? . . . ¿De qué lado de la cama? ¿Debo tomar una ducha? . . . ¿Cepillarme los dientes? . . . ¿Qué debo hacer primero? ¿Debería vestirme? . . . ¿Debo empezar con el pie derecho o el izquierdo cuando me pongo los calcetines? ¿Qué tal el desayuno? . . . ¿Qué mano debo usar para comer? . . . ¿En qué silla debo sentarme a la mesa?

Hacemos la mayoría de esas cosas por hábito y los hábitos reducen el estrés. El estrés surge cuando tienes que pensar en algo, cuando tienes que tomar una decisión conscientemente.

Durante los últimos meses he estado estudiando lo que Charlotte Mason tenía que decir sobre los hábitos. Cultivar buenos hábitos es al menos un tercio de hacer una educación en CM. ¿Recuerda el lema: La educación es un ambiente, una disciplina, una vida? Bueno, la parte de la “disciplina” se trata de formar hábitos intencionalmente en la vida de nuestros hijos. Y esos hábitos no tienen por qué limitarse a cepillarse los dientes y hacer la cama. Charlotte describió los hábitos básicamente en cinco categorías generales: mentales, morales, decencia y decoro, físicos y religiosos.

Charlotte comparó los hábitos con las vías del tren. Una vez que colocamos esos rieles, nuestros hijos pueden “correr sobre ellos” sin problemas y con poco esfuerzo o estrés. Y, por supuesto, también podemos cosechar los beneficios de esos rieles: “La madre que se esfuerza por dotar a sus hijos de buenos hábitos se asegura unos días tranquilos; mientras que la madre que deja que sus hábitos se descuiden, lleva una vida cansada de interminables fricciones con los niños”(Vol. 1, p. 136). Piénselo: ¿cómo sería la vida si su hijo tuviera el hábito de la obediencia? o la costumbre de prestar atención?

Junto con sugerencias específicas para hábitos específicos, Charlotte también dio algunas pautas generales que se aplican para cultivar cualquier hábito.

  1. Sea diligente para lidiar con cualquier desviación del hábito deseado de inmediato. Los hábitos se forman mediante la repetición constante.

  2. Concéntrese en un hábito a la vez, simplemente vigilando los hábitos ya formados.

  3. Motive a su hijo con ejemplos interesantes e inspiradores de personas que demostraron ese hábito. (¡Mucho más efectivo que regañar!)

  4. Una vez que ha comenzado un hábito, tenga mucho cuidado de no excusar un error en ese buen hábito. Cualquier ruptura en la “cadena de repetición” te devuelve al principio.

  5. Repetir. En otras palabras, ¡conviértase en un hábito de cultivar buenos hábitos en sus hijos!

Durante las próximas semanas compartiré los más de cincuenta hábitos que Charlotte mencionó en sus escritos en esas cinco categorías: mentales, morales, decencia y decoro, físicos y religiosos. También veremos más en profundidad los tres hábitos principales que más mencionó.

Entonces, ¿qué hábitos quiere cultivar en sus hijos durante 2021? Deja un comentario y háznoslo saber.

Escrito por: Sonya Shafer

Traducido al español por: Nelly Vizcarrondo

Reproducido y traducido con el permiso de Simply Charlotte Mason

https://simplycharlottemason.com/

0 views0 comments

©2020 by Conversando Contigo Mujer. Proudly created by Nelly Vizcarrondo